Mostrando entradas con la etiqueta productos turísticos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta productos turísticos. Mostrar todas las entradas

Cultura y Turismo dos caras de una misma moneda




El sector turístico y el sector patrimonial, tienen un gran camino a recorrer conjuntamente, trabajando en la creación de productos turísticos, y transformando las visitas a nuestros museos en experiencias



Si algo podemos agradecer a los años de bonanza económica ha sido la inversión realizada por las diferentes administraciones para poner en valor el patrimonio cultural.
Una constante, en esos tiempos pasados, fue el crecimiento desmesurado del volumen construido en nuestros municipios. En pocos años vimos, perplejos, como demolían esas casas de pueblo, esos pequeños edificios sin valor patrimonial pero con un valor popular, para construir grandes moles de hierro y hormigón. Vimos atónitos como desaparecían esas pequeñas construcciones tradicionales que daban carácter a nuestras poblaciones, ya de por si sin alma.

Lo que no podemos negar es que, durante este periodo, una parte importante de elementos patrimoniales del territorio se han puesto en valor. Se han abierto mil centros de interpretación, vertebrados a partir de recursos tangible o intangibles, gastronómicos o folclóricos, históricos o etnológicos...
Elementos identitarios, con importancia a nivel territorial, sin lugar a dudas, pero enmarcados en un concepto museístico poco interesante, centros pobres en contenidos, con muchos paneles explicativos y fotografías pero terriblemente ABURRIDOS.
A todo esto se le suma que muchas veces los gestores culturales, los directores de estos proyectos museísticos, olvidan que a estos centros se les ha de dar vida, que hay que dinamizarlos.

Mientras en el sector turístico se habla constantemente de crear experiencias, es decir, de hacer vivir en nuestras instalaciones un momento único, singular, irrepetible.
El sector museístico vive aletargado, cerrado puertas a dentro en sus instalaciones. Cerrado en urnas de cristal que la mayor parte de las veces lo aísla de las demandas de posibles visitantes.

Vacaciones, promoción y Enoturismo






Oficinas de promoción turística. Conocer el territorio, conocer las iniciativas que en él se desarrollan.

Hoy he ido a la oficina de turismo del pueblo donde veraneo, en la Costa Dorada Tarraconense, a preguntar si tenían información sobre las rutas del vino de la zona o bodegas abiertas al público, para poder ser visitadas. Después de diez largos minutos de búsqueda entre millones de folletos de la oficina, la informadora ha acabado llamando a la responsable de la oficina, para que la ayude en la búsqueda. Finalmente, y después de más de un cuarto de hora de espera, y de monopolizar a dos personas del personal en plena temporada, la directora de la oficina se ha dirigido a mi, y, con cara de persona super eficiente, me ha pasado el teléfono del Patronato de Turismo encargado de gestionar las rutas del vino de la zona y un par de folletos de dos importantes bodegas de la demarcación.
Hoy, ya hace un año que estuve en Galicia. No hace falta que os diga mi obsesión con el tema, así que hice la misma pregunta en la oficina de turismo de Santiago y de la Coruña. Después de una también larga y penosa búsqueda, finalmente me pasaron una larga lista fotocopiada de las bodegas del Valle de Salnés, y otra de Ribeiro. Y así sucesivamente, en diferentes zonas, con diferentes experiencias al respecto. Pero me alargaría mucho explicándoos mis múltiples aventuras de enoturista en busca de nuevos horizontes.
Y aquí os dejo la obligada pregunta : ¿Cómo queremos tener visitantes, si donde van los turistas no dejamos nuestra información?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...