Cocinando un producto turístico








Diez pasos que debemos realizar para transformar nuestro recurso enológico o agroalimentario en un producto turístico:

Primero: los recursos.
Analizaremos nuestras instalaciones, nuestro patrimonio tangible, con ojos de turista. Qué tenemos de especial, qué podemos poner en valor, qué tenemos de diferencial respecto a otras bodegas.

Segundo: los contenidos.
Recopilaremos las historias vinculadas con la marca, con los antepasados, con el terruño, con las historias y leyendas del territorio, el patrimonio intangible asociado a nuestra marca o familia. Sera nuestro rasgo de identidad cuando queramos articular nuestros productos turísticos y crear contenidos para salir a venderlos.

Tercero: el posicionamiento.
Examinaremos profundamente qué imagen tienen los otros de nuestra marca, cuáles son los atributos de nuestra marca más valorados por nuestros clientes.
Una vez los tengamos localizados, tenemos que ponerlos en valor: esos serán los pilares sobre los que sustentaremos el  posicionamiento de nuestros servicios en el mercadoturístico.


Cuarto: el cliente.
Definiremos diferentes tipologías de clientes a quienes les puedan  interesar mis instalaciones, y después analizaremos qué tipo de clientes son los que a mi me interesan. Para finalizar, también contemplaremos la tipología de visitantes mayoritarios del territorio en el cual estamos ubicados.
Es importantísimo en este paso alinear nuestra estrategia empresarial de marca con nuestra estrategia turística: es decir, ser coherentes 

Quinto: qué quiere cada cliente.
Analizaremos las preferencias y las necesidades de nuestros futuros clientes, como también las fortalezas y las debilidades de nuestras instalaciones. Hemos de apuntar a una tipología de clientes que sean afines con mis instalaciones y mi propuesta de servicios turísticos.

Sexto: definir el servicio.
Definiremos las visitas a nuestras instalaciones: cuál será el hilo conductor de la visita, qué espacios voy a recorrer, cuanto tiempo y qué recurso resaltaremos de cada uno de estos espacios, quien será el encargado de realizar las visitas, cuanto tiempo va durar toda la visita… Enumeraremos y definiremos todos los servicios que se realicen en nuestra bodega.

Séptimo: cada tipo de turista un servicio diferente.
Crearemos diferentes tipos de visitas alrededor de las necesidades de cada grupo de clientes a los que nos queramos dirigir. De este modo, alargaremos la visita si se trata de expertos, realizaremos una visita lúdica si son singles en una salida de diversión, diseñaremos actividades paralelas para familias con niños o contemplaremos un recorrido sin barreras  arquitectónicas y de fácil acceso para seniors. La consigna es clara: un producto una tipología de cliente.

Octavo: como bautizaremos nuestros servicios.
Cada servicio debe tener un nombre atractivo, diferencial  y con valor añadido para crear deseo en el consumidor. Que nombré voy a poner, como bautizaré cada una de las experiencia que he creado. Es necesario encontrar un nombre que defina la actividad y sea atractivo y comercial.

Noveno: servicios complementarios  
Qué servicios complementarios podemos organizar en nuestras instalaciones para enriquecer la experiencia, dinamizados por nosotros o por otra empresa. Hemos de sacar rendimiento de nuestras instalaciones y hemos de tener soluciones para las necesidades de nuestro cliente.

Décimo: el portafolio de servicios.
Crearemos un portafolios de productos con todos los productos turísticos que hayamos creado, un portafolios que será nuestro escaparate para salir a comercializar turísticamente nuestra bodega.

¿Se os ocurre algo más? Mientras pensáis, poneos manos a la obra. seguro que por el camino aparecen nuevas preguntas o nuevas maneras de hacer las cosas, espero vuestros imputs....
Sino ya sabéis desde Vinexus os podemos ayudar.

  • A nivel territorial: trabajando con los agentes del destino, organizamos unos talleres prácticos cuya finalidad es que los conocimientos adquiridos se puedan aplicar directamente a la realidad de las empresas.
  • A nivel empresarial: creando productos y servicios turísticos innovadores, diferenciales, competitivos y con valor añadido. Y sobre todo, trabajando conjuntamente para buscar los canales de comercialización más adecuados para cada producto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu participación, nos seguimos viendo por estos territorios del Marketing turístico. Estamos en contacto, saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...