Vijazz 2011: Jazz + Vino





Ayer se celebró la premiere del Vijazz 2011 en un entorno de lujo: en la Societat la Principal “El Casal “. El centenario teatro albergó la jornada inaugural del Vijazz , convirtiéndose en el punto de encuentro de los profesionales del sector enológico.


Fue el pistoletazo de salida de una semana plagada de actividades enológico-musicales que van a posicionar a Vilafranca del Penedés en el centro neurálgico para los amantes del Vino y del Jazz .

La primera actividad programada fue un Showroom de ámbito profesional, un espacio orientado a sommaliers donde se presentaron novedades y nuevas añadas de las marcas colaboradoras del evento.

Seguidamente se realizó una cata fusión enojazzistica a manos de César Cánovas, sommalier del conocido Monvinic de Barcelona. En esta cata pudimos degustar ocho vinos representantes de la más pura identidad del Penedès, una selección de vinos elaborados con Xarel.lo y con Sumoll, máxima expresión de la tierra que los vio nacer, acompañados con una selección gravada de piezas de jazz que nos transportó a lejanos territorio sonoros.
En definitiva, una interesante experiencia, quizás poco novedosa, pero muy acorde con el marco en el que se desarrollaba la actividad.


Cata fusión: Ocho creadores, una manera personal de entender la tierra y el vino.

Degustamos cuatro vinos elaborados con Xarel.lo, una uva poco valorada durante mucho tiempo y actualmente variedad insignia de la d.o. Penedès, cuatro vinos que nos mostraron una misma variedad y cuatro maneras de dialogar con ella. La segunda parte de la cata se compuso con vinos tintos donde el Sumoll tomo el relevo, otra variedad de la que oiremos hablar.
Voy a destacar dos de los vinos que probamos:

Can Credo 2009 de Recaredo, un vino para enamorar a tu pareja, un vino para beber en las noches calurosas de verano o como aperitivo en una terraza frente al mar. Sólo o acompañando al mariscos o regando un buen arroz. Un vino sensual, sedoso, fresco con un toque graso; un vino elegante para tomar bien acompañado.

Heretat Mont Rubí, un vino para dulces momentos, un vino para sorprender a entendidos y que agradara a neófitos. Un vino dulce generoso, elaborado a partir de la pasificación de la uva sumoll, sugerente, original, tanto en nariz como en vista color tostado rosado pálido, elixir del alquimista, simplemente fantástico.


Valoración:
La propuesta pintaba fenomenal, vivir una experiencia entorno a los vinos de autor del Penedès, vinos personales, sugerentes, sensuales. Maridados con el mejor Jazz grandes intérpretes grabaciones únicas en un entorno formidable, pero no acabó de cuajar. César Cánovas no supo dirigir el evento. El público asistente se dispersó no hubo comunión con el comunicador, no hubo transmisión ni de pasión ni de conocimiento. No hubo un maridaje real entre los vinos seleccionados y las piezas de jazz escogidas. Seguro que después de esta acción el comunicador ha aprendido algo nuevo.

En conclusión, para posicionar los vinos de un territorio hemos de hacer que se hable de ellos: generar noticias, buscar nuevas visiones y crear eventos deben ser el trabajo diario de gestores del territorio. Y Colaborar en ellos la obligación de todas las marcas. Y finalmente, contribuir a su difusión la de todos los amantes del vino. Bridemos por un larga vida al Vijazz
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...