Vacaciones, promoción y Enoturismo






Oficinas de promoción turística. Conocer el territorio, conocer las iniciativas que en él se desarrollan.

Hoy he ido a la oficina de turismo del pueblo donde veraneo, en la Costa Dorada Tarraconense, a preguntar si tenían información sobre las rutas del vino de la zona o bodegas abiertas al público, para poder ser visitadas. Después de diez largos minutos de búsqueda entre millones de folletos de la oficina, la informadora ha acabado llamando a la responsable de la oficina, para que la ayude en la búsqueda. Finalmente, y después de más de un cuarto de hora de espera, y de monopolizar a dos personas del personal en plena temporada, la directora de la oficina se ha dirigido a mi, y, con cara de persona super eficiente, me ha pasado el teléfono del Patronato de Turismo encargado de gestionar las rutas del vino de la zona y un par de folletos de dos importantes bodegas de la demarcación.
Hoy, ya hace un año que estuve en Galicia. No hace falta que os diga mi obsesión con el tema, así que hice la misma pregunta en la oficina de turismo de Santiago y de la Coruña. Después de una también larga y penosa búsqueda, finalmente me pasaron una larga lista fotocopiada de las bodegas del Valle de Salnés, y otra de Ribeiro. Y así sucesivamente, en diferentes zonas, con diferentes experiencias al respecto. Pero me alargaría mucho explicándoos mis múltiples aventuras de enoturista en busca de nuevos horizontes.
Y aquí os dejo la obligada pregunta : ¿Cómo queremos tener visitantes, si donde van los turistas no dejamos nuestra información?


En próximos post os prometo hablar de tipologias de visitantes, de sus perfiles y la segmentación entre ellos. Hoy os propongo una reflexión.
Para que un turista, que está pasando sus vacaciones en la zona, decida desplazarse a ver una bodega, sin lugar a dudas le ha de gustar el vino. Obvio. Este mismo turista de buen seguro que tendrá que convencer a su esposa o sus amigos para que le acompañen, explicándoles que realizar una visita a unas bodegas puede ser una buena experiencia, una opción divertida para un preciado día de vacaciones, quizás detrás de la visita vea una buena ocasión, para comprar los vinos que va a consumir durante las vacaciones o incluso por navidades, en el lugar donde se producen… Pero no le ayudamos mucho, pues encuentra bien poca información. Entonces, ante la inseguridad de no encontrar ninguna bodega abierta después de realizar el desplazamiento, ¿que creéis que va a decidir?
Pues se quedará en su destino, escogerá otra actividad a realizar, o irá a visitar las bodegas que sí han creado un producto turístico, y lo tienen bien posicionado.

Que debemos plantearnos antes de los periodos vacacionales:
1.Que servicios enoturisticos vamos ha desarrollar esta temporada, en nuestras instalaciones.
2.Tenemos productos creados, para este tipo de turista, no experto en vinos, pero sí interesado en el mundo enológico. Que está pasando unos días en nuestra zona.
3.¿Cómo vamos a comunicar, estos productos creados?
4.¿Cómo y donde distribuiremos esta información?
5.¿Con quien, del mundo del turismo, crearemos alianzas?
6.Está actualizada la información en nuestra web.
7.En que horario se podra visitar nuestras instalaciones.
Una vez tengamos hechos los deberes, seguro que recojeremos los frutos.

1 comentario:

  1. Una evolución muy lenta la de nuestro enoturismo,a mi juicio producida por el no tener hace unos años la necesidad de esos ingresos y por supuesto pensar en el "enoturismo" como algo ajeno a la dinámica de la bodega. Por otra parte, el tema de las alianzas se ha comprobado que es muy complicado pero no imposible y muchas más cosas que apuntas en el artículo. Pienso que estamos en el buen camino y solo veo oportunidades de mejora para las empresas que tengan la firmeza y el enfoque que necesita el "crear producto".

    ResponderEliminar

Muchas gracias por tu participación, nos seguimos viendo por estos territorios del Marketing turístico. Estamos en contacto, saludos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...